173 niños salvadoreños separados de sus padres permanecen en NY

Producto del plan “Cero Tolerancia” a partir de abril, las autoridades federales han colocado a los menores en una red de 14 albergues; solamente en “Casa Cayuga”, ubicada en Harle

date
2018-08-14 | Total de leidas: 12

POR:CARMEN MOLINA TAMACAS

Nueva York.- Desde seis meses hasta 12 y 13 años son las edades de los 173 niños salvadoreños que fueron separados de sus padres en la frontera con México y, por el momento, se encuentran distribuidos en albergues de Nueva York y estados aledaños a la espera de procesos de inmigración con la esperanza de una pronta reunificación.

El cónsul general de El Salvador en Manhattan, José Vicente Chinchilla, explicó a El Diario que producto de la ejecución del plan “Cero Tolerancia” a partir de abril, las autoridades federales han colocado a los menores en una red de 14 albergues en la Ciudad de Nueva York. Solamente en “Casa Cayuga”, ubicada en Harlem se encuentran 90 menores, donde, según han podido verificar, están en buenas condiciones, reciben toda la atención médica y social que necesitan.

Otras agencias donde también hay niños salvadoreños y centroamericanos son Childrens Home of Kingston, LSS of New York, Catholic Guardian Services, The Children’s Village, entre otros. Añadió además que como Consulado tienen que atender cuatro albergues localizados en Pensilvania.

Cada caso tiene su propia complejidad, afirmó Chinchilla. De ese listado hay niños cuyos padres están en Nueva York, en otros estados -especialmente de la frontera sur y otros como Virginia, Atlanta y Colorado-, en México o ya fueron deportados a El Salvador y, en el peor de los casos, han sido reportados como desaparecidos.

Activistas y organizaciones pro inmigrantes estiman que por lo menos 2300 menores fueron separados de sus padres durante la implementación de la política “Cero tolerancia”; muchos de ellos fueron retenidos en bodegas dentro de celdas o jaulas en Texas y muchos de ellos fueron enviados a albergues ubicados en otros estados.

La semana anterior el gobierno federal anunció la creación de un grupo que coordinará la reunificación de familias inmigrantes cuyos padres han sido deportados o liberados dentro de Estados Unidos. El Departamento de Justicia (DOJ) informó que a la fecha 1992 niños han sido devueltos a sus padres o tutores mientras que 559 continúan clasificados como no elegibles para una reunificación inmediata.

A mediados de junio, el periódico The New York Times señaló que la casa Cayuga atendía a 600 menores y que planeaba añadir 300 espacios más durante el verano.

Protección y tramitología

Chinchilla reiteró que el Consulado no está a cargo de la reunificación familiar. “Esto depende de un grupo de trabajo multidisciplinario integrado por las agencias y las oficinas de gobierno”, sostuvo. “A nosotros nos piden la verificación de documentos como las partidas de nacimiento, las enviamos a Cancillería y de ahí a las respectivas Alcaldías”, apuntó.

Su oficina interviene de dos formas: aplicando el mandato de protección consular, realizando visitas a los albergues para verificar la presencia de los niños y su estado de salud, aparte de hacer observaciones generales a las instalaciones y preguntan si hay alguna necesidad específica, por ejemplo enlaces directos con los padres por medio de llamadas y videollamadas.

La otra modalidad es la tramitología, es decir todo lo concerniente al orden de la documentación necesaria que identifique a los menores y la relación legal con sus padres o custodios. En algunos casos el Cónsul y sus colaboradores han asistido a las audiencias que los niños tienen ante jueces de inmigración.

“Por ejemplo si los padres están en El Salvador hay que buscarlos para que firmen y autoricen la salida de los niños de Estados Unidos. Si lo hacen entonces traen a los niños al Consulado donde se les emite un pasaporte o documento de viaje. Sin eso no procede la reunificación”, advirtió Chinchilla.

En todo este proceso, el Consulado mantiene una comunicación fluida y abierta con el Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE), el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) y los albergues. No obstante esa relación es cordial, Chinchilla manifestó que hasta el momento no han logrado establecer la cifra definitiva de los menores separados de sus padres desde abril.

“A los niños no les hace falta nada. Sin embargo no tienen a sus padres”, indicó el funcionario. Sin embargo recordó que debido a las leyes de protección a los menores hasta la información que las trabajadoras sociales pueden compartir es bastante limitada limitada.



RADIO EUFORIA ´PERUANA

Copyright ® Todos los derechos reservados
Un sitio diseñado por: 2018